COMPARTIR

 

Este famoso bolero escrito en 1945 fue dedicado por la pianista y compositora cubana Isolina Carrillo a su marido, el barítono Guillermo Arronte.

 

En palabras de la autora: «Dos Gardenias descansa en una subyugante melodía llena de gracia y sinceridad».

 

No puedo estar más de acuerdo, pues la interválica angulosa de este bolero lo hace único. La letra es la sincera fotografía de los tiempos del amor a través del regalo de dos flores… la interválica inestable en ciertos lugares apuntala esa sensación de fragilidad, de algo que puede efectivamente morir fácilmente. El uso magistral de los espacios y la dosificación de las frases melódicas posibilita una cantidad muy generosa de rearmonización (como en esta versión que os comparto).

 

El puertorriqueño Daniel Santos fue el primero en grabarla y popularizarla (con la magistral orquestación de Pérez Prado). Las más afamadas interpretaciones de Dos Gardenias fueron las de Nat King Cole, Antonio Machín y Omara Portuondo.

 

 

 


COMPARTIR

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies