COMPARTIR

La versión original fue grabada por Mercedes Sosa en 1969 para el álbum «Mujeres Argentinas». Esta pieza es la transformación magistral en poesía y música del impacto que la historia del suicidio de la poeta argentina Alfonsina Storni tuvo en sus autores. Este relato llegó al pianista y compositor Ariel Ramírez por su padre, quien había sido maestro de Alfonsina. Compuso una pieza para la cual Félix Luna contribuyó más tarde con la letra.

En particular, me encanta esta versión en vivo de Mercedes Sosa.

 

 

La hace en Fa menor, un tono profundo, con la oscuridad adecuada. Cada vez que llega a la nota SOL en las secciones «A» de la pieza hay un pequeño desgarro de rabia, sin exageración.

La parte ‘B’ es una clase magistral de continuidad melódica, y el clímax, logrado con una sucesión de cromatismos en los agudos, pone la piel de gallina (especialmente por el color vehemente y expresivo que la voz de Mercedes Sosa tenía allá arriba). Y para resolver la canción; otro pasaje cromático, esta vez piano, como la sutil caricia de quien sabe convertir el desencanto en belleza.

 

 

 


COMPARTIR

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies